miércoles, 28 de noviembre de 2007

Una nueva sección...

Un saludo a todos de todo corazón.
Hoy quisiera dar una aire de frescura a este blog. Es por ello que vamos a hacer un experimento. Voy a poner una cita del Buda Gautama, y os voy a pedir, si no es mucha molestia, que la comentemos. Me gustaría que cada uno diera su propia interpretación, y en pocos días daré la mía propia. Así podremos examinar algunas cuestiones búdicas desde varios puntos de vista.
¿Qué os parece?
Hay varios lectores asíduos que no les gusta escribir.
No pasa nada. Mismo que nadie responda, daré posteriormente mi limitada interpretación. El hecho de leer la cita, y pensar en ella, ya será inmensamente beneficioso para todos.
Dijo el Buda:
Del mismo modo que si alguien te quiere entregar algo y no lo recoges,él se queda con ello,si alguien te insulta y tú no recoges el insulto,él se queda con el mismo.
Gracias a todos por estar ahí fuera. Estáis siempre en mis oraciones y bendiciones.

3 comentarios:

Pedro dijo...

Supongo que el Buda estaría dando su interpretación al dicho nuestro: "dos no discuten si uno no quiere" o "A palabras necias, oídos sordos".
Es decir, si no hacemos ningún caso a los que nos insultan, éstos se sentirán más ofendidos que si les respondemos con otro insulto. La mejor de todas las respuestas a una ofensa es la indiferencia, ya que ésta es la que más nos duele.

Buena iniciativa, Luis Miguel. Espero que tenga éxito. Sabes que puedes contar conmigo para lo que quieras.
Un abrazo a todos.

mariola dijo...

Hola a todos:
Contaré una anéctota antes de dar mi opinión. Yo me duchaba en el gimnasio con los calcetines puestos, para evitar contagios. Una chica un día me dijo que era un poco guarra. Yo tengo claro que no soy ninguna guarra y por una oreja me entró y por otra me salió. Me giré y sonriendo le dije "tú qué sabras".
Si yo no hubiera tenido claro que soy una persona limpia, si pensara que los demás tienen dudas, o me hubiera importado su opinión, me habría sentido ofendida, insultada.
Cuantas veces nos consideramos insultados por nuestro afán de ser aceptados, comprendidos y respetados por nuestro entorno? o es nuestro ego el que quiere esa apariencia perfecta?
Yo, en algunas ocasiones, me siento superbien con mis calcetines puestos, y a quien no le guste, que no mire.
Muchísimos besos a todos.

mariola dijo...

Hola otra vez.
Ayer se me olvidó decir que me gusta esta iniciativa, cualquier cosa que me haga pensar en los mil errores que a diario cometo...
A menudo, tengo la sensación cuando me he sentido insultada, de que en el fondo, yo misma no tengo claro si tienen razón, y por eso me siento atacada y me defiendo.
Si peso 51 kilos y alguien despectivamente me llamase gorda, jamás me sentiría insultada, por mucho desprecio que pusiera en el intento.
Así que, mi conclusión, es que soy yo la que recibe el insulto, sólo cuando no me siento segura de los que soy, de lo que siento o de cómo actúo.
Cuando tengo claras las cosas, la opinión de los demás no me cambia ni me hace dudar.
Mas besos para todos.