sábado, 10 de noviembre de 2007

Dialogar con nosotros mismos

Hola a todos:
El otro día decía en el blog de guerreros Luis Miguel, que seguramente la soledad, la desconfianza, etc, etc… nacen de un conflicto interno, y que ese conflicto interior trascendía a nuestra relación con los demás.
Creo que tienes mucha razón, porque constantemente existe esa disyuntiva, entre lo que quiero ser, lo que soy, y lo que no quiero reconocer que soy…
Aquí conmigo conviven tantas personas que a veces ese diálogo interno es difícil. Conmigo vive la Mariola que ahora escribe, la que quiere, la del corazón, pero también hay muchas otras… la miedosa que se paraliza, la que sueña todo el tiempo, la que lucha, la soberbia que le gusta presumir de sus logros, la que se enfada, la que se rodea de un castillo inexpugnable y llora cuando nadie la ve, la que confía, la que desconfía…
Diálogo? Uff, a veces es difícil, porque muchas de esas personas que viven en mí y conmigo no respetan el lógico turno de palabra, no escuchan otras opiniones y claro… pasa lo que pasa, se sobrecarga el circuito y cesa el flujo de energía por unos instantes…me quedo sola, o mejor dicho me siento muuuuy sola…
Entonces ocurre algo… la energía vuelve a fluir, y me reinicio, se resetea el sistema… y aparece todo con claridad… entiendo en ese momento que yo soy todo y nada, porque soy todo eso y mucho mas… mi mente y mi corazón forman parte de mí, pero sólo eso, sólo son una parte de mi…
Muchísimos besos a todos

5 comentarios:

Luis Miguel dijo...

Antorchas apagadas a los lados del camino.
Me inunda una fe radiante cada día más potente.
Atisbos de sabiduría estallan en mi mente.
Siento que estoy, cada vez, más cerca de mi destino.

Pedro dijo...

Agradezco los sinuosos caminos del destino que me han llevado hasta este magnífico blog, donde encuentro palabras que tanto hablan de mí (y yo sin saberlo).
Porque si algo he aprendido, es que cuando alguien habla consigo mismo, lo hace al mismo tiempo con todos aquellos que en ese instante también tratan de escucharse. Lo cual prueba la teoría de que el Universo entero se encuentra en nuestro interior.
Permíteme que vincule tu blog con el mío, así te tendré más cerca.
Gracias.

Luis Miguel dijo...

Gracias por tus palabras y sé bienvenido a éste también tu blog.
Por cierto, ¿cuál es la dirección del tuyo?
Un abrazo.

Pedro dijo...

Pensaba que mi dirección aparecería con mi perfil.
Bueno, por si acaso, ahí va:
http://estudillo.blogspot.com
Tampoco esperes gran cosa; sólo sigo el consejo de Oscar Wilde:"Para escribir sólo hacen falta dos cosas: tener algo que decir y decirlo".
Un saludo y hasta pronto.

mariola dijo...

Hola a todos y bienvenido Pedro:
Me alegra que te animes a escribir por aquí, porque efectivamente, no todo el mundo dice lo que tiene que decir, y es es una pena, nos privan a los demás de ese conocimiento.
Muchísimos besos a todos.