miércoles, 6 de febrero de 2008

LOS SUEÑOS

Hola a todos:
Hoy no voy a contar nada, no porque no tenga nada que contar, sino porque quisiera plantear una duda que me planteo muy a menudo.
Me gustaría saber vuestra opinión sobre los sueños, mejor, sobre una clase de sueños.
Os lo explico: Me refiero a los sueños que tenemos mientras dormimos. Yo algo estudié en su día sobre los sueños: la fase en que se producen, el inconsciente que aflora, etc, etc.
No pido una explicación científica de nada, porque eso ya lo podría leer en manuales y libros que, sobre los sueños, se han escrito mas de mil.
Sé que recordar los sueños resulta difícil para algunas personas, y algunos terapeutas recomiendan que, nada más despertarnos, incluso aún en la cama, escribamos lo que hemos soñado para fijarlo, porque parece que la mente consciente, como mecanismo de defensa, borra en poco tiempo el contenido de los sueños. Si estableces una costumbre, empiezas a recordar con mayor facilidad cada día tus sueños, porque "destruyes" esa defensa de tu mente, la que te lleva a olvidar lo soñado.
Yo suelo recordar lo que sueño aunque a las pocas horas lo olvide. Lo que no olvido, lo que permanece, son algunas sensaciones inherentes al tipo de sueño. Por ejemplo, sé si he soñado algo relacionado con lo vivido ese día, o si mi sueño me ha traído recuerdos que permanecían ocultos hace mucho tiempo.
A veces, cuando me despierto y recuerdo lo que he soñado, tengo la extraña sensación de haber vuelto a un pasado lejano. Otras, la sensación es de haberme separado del tiempo presente, porque en mi sueño, aparecen personas extrañas a mi entorno que se relacionan con otros que me son muy conocidos, como si saliera de mi actual vida a vivir otra extraña en la que participan algunos familiares o amigos.
Vosotros intentáis encontrar explicación a lo que soñáis? Intentáis recordarlo? Lo escribís? A alguien le ha ocurrido alguna noche despertar varias veces y seguir soñando lo mismo?
Bueno, el que quiera que cuente sus experiencias o sus opiniones. Yo luego, o en otro momento, os contaré alguno de mis sueños y veréis que pasada.
Por cierto, cuando me encuentro físicamente agotada, no consigo recordar si he soñado...
Muchísimos besos a todos y dulces sueños.

4 comentarios:

Natacha dijo...

Hola mariola (jo, rima)
Bueno, el tema que propones es muy interesante.
De niña, era capaz de continuar un mismo sueño en el punto que lo había dejado la noche anterior, de forma consciente, pedía a mi inconsciente seguir con la historia. De adulta no pude hacerlo más.
Cuando uno de mis hijos era pequeñito tuvo terrores nocturnos. Acudí a pedir ayuda sobre qué hacer con estas terribles pesadillas que le despertaban empapado en sudor y su abrazo a mi llegada a su lado, me trasmitía una angustiosa soledad que yo no sabía como consolar.
Me dijeron que nunca le preguntase por el contenido de sus sueños, que no intentara recordar. Efectivamente, eso fijaba las imágenes en su cabecita y le impedía desprenderse de ellas.
Por lo tanto, sí, escribir los sueños ayuda a fijarlos en la memoria. No sé si eso es lo que deseas.
Es un interesante tema. Si me lo permites voy a tomar tu idea y darle también forma en mi blog de la oscuridad. Compartamos experiencias.
Un beso. Y enhorabuena por el tema.
Natacha.

Luis Miguel dijo...

Ja, ja... lo de hola mariola me hecho mucha gracia...
Perdón...
Ejem...
A lo que iba. Creo que los sueños no son más que la mente que continúa trabajando durante la noche. El cuerpo decide descansar, pero ella dale que te dale, continúa con sus miedos, problemas sin resolver, recuerdos, y todo eso. Parlotea de noche y de día. A veces, es verdad que cuando dormimos, esta mente resuelve algún problema y nos lo entrega en forma de sueño. Pero no veo nada de sobrenatural en ello, fuera de la pura mecánica mental. Soy padre de dos niños pequeños, y cuando el mayor sufre alguna pesadilla y me la cuenta intento enlazarla con alguna cosa del día, algo que haya visto, algo que le haya impresionado, aunque en principio ni el mismo se haya dado cuenta. Lo hablamos y le resto importancia haciéndole ver que tener pesadillas es normal. Incluso le digo que cuando las tengo a veces soy capaz de darme cuenta dentro del sueño, y que intento, sino cambiarlas mientras se desarrolla, disfrutarla, como cuando veo una película de miedo.
Todo aquello que no resolvemos durante el día, la mente le da caña durante la noche.
¿Será verdad lo que dicen que los iluminados, así como los de conciencia tranquila, no tienen sueños porque descansa cuerpo y mente?

mariola dijo...

Hola Natacha, hola Luis Miguel... vosotros no rimais, ja ja...
El tema es apasionante, es verdad.
Veréis, yo he sido capaz de enlazar el mismo sueño varias veces durante una noche y tengo sueños que se repiten a lo largo de mi vida.
Hay uno concretamente, en un sótano, es una especie de cafetería cuyas paredes son inmensos acuarios. Siempre que sueño con este sitio estoy con mi padre y siempre, SIEMPRE, sueño que ya sé por qué me resulta un sitio conocido, aunque confieso que, al despertar, esa explicación se desvanece. Me han dicho de todo. Que puede ser un recuerdo de mi infancia o incluso de otra vida, pero mi padre es mi padre, el de esta vida.
A veces sueño situaciones que se van a producir, aunque, tampoco tiene mayor trascendencia porque eso me ocurre despierta también.
Hace años que escribo un diario de sueños. Sólo escribo los que más me impactan y salvo muy contadas ocasiones, no suelo tener pesadillas.
A veces interpreto que mis sueños sacan a relucir sentimientos que trato de ocultarme, que me niego a aceptar, otras veces lo que afloran son evidentemente miedos que no afronto. Pero en general, mis sueños son muy agradables aunque no llegue a encontrales ningún sentido, por las situaciones que se crean, los lugares o la mezcla de gente que en ellos se produce.
Y ahora, muchísimos besos a todos.

Pedro dijo...

Me gusta el tema de los sueños, debe ser por lo misterioso que resulta a estas alturas de siglo.
Yo, la verdad, que no he tenido experiencias interesantes con los sueños, algunos los recuerdo, otros no, otros sólo en parte, por lo general no suelo darle mucha importancia, aunque me encantaría descubrir qué es lo que se esconde detrás de ellos, porque, supongo yo, que algún porqué tendrán, ¿no?
Pues eso, besitos para todos, y a seguir soñando.