miércoles, 11 de marzo de 2009

Moshutoku.

Un saludo a todos de todo corazón.
¿Cómo debo actuar en el día a día?
Ahí fuera hay mucha miseria, envidia, celos, deseo, miedo, ira....dolor.
¿Cómo debo de manejar mis asuntos en la relación con los demás?
Para eso hay una palabra japonesa que me parece fantástica:
¡MOSHUTOKU!
"¿Y eso qué significa?"
Moshutoku quiere decir en el ámbito del zen lo siguiente : Actúa, pero sin intenciones ocultas...
Dicho de otra manera: Cuando te decidas a hacer alguna cosa, cuando te apetezca, pregúntate:
¿Por qué me dispongo a hacer esto?
¿Cuáles son los fines ocultos que persigo?
Moshutoku es un ejercicio de vigilancia, como en la meditación sentada, que necesita de mucha honestidad para con nosotros mismos.
Imaginemos que es por la tarde, y me apetece llamar a un amigo. Antes de hacerlo, quizá, me acuerdo y me hago las preguntas: ¿por qué voy a llamar a esta persona? ¿Cuáles son los fines ocultos que persigo?
Si soy poco honesto puede que me responda, "porque es mi amigo".
Pero de repente en mi mente resuena "¡MOSHUTOKU!"
Bueno, bueno, quizá haya algo más... Quizá tengo un problema con la computadora, y este amigo me la puede resolver... eso sin contar que me apetece mover un mueble de sitio y ya que estamos... y además...
Vamos, amistad y nada más que amistad, ¿verdad?
Y así con todo, con cualquier acción.
Incluso antes de llevarte un pedazo de comida a la boca.
Esto no significa que no puedas hacer nada...de hecho sigue haciendo lo que haces normalmente.
Lo que pasa es que ahora serás mucho más sincero contigo mismo.
Puede que haya cosas que hacías que dejes de hacer.
Recuerda el dicho:
Con las palmas abiertas toda la arena del desierto pasará entre tus manos. Cierra los puños y apenas asirás unos o dos granos de tierra.

"Entonces, ¿cómo se debe actuar correctamente?", podrás preguntar.
No olvides que Moshutoku significa actuar sin intenciones ocultas. O lo que es lo mismo, sin deseo. Sin apego. Sin que el ego pretenda o quiera acceder a algo.

"Eso puedo entenderlo, pero ¿cómo lo hago?"
Cambia el punto de vista. Cuando estés pensando en hacer algo, pregúntate: ¿Cómo puedo ayudar?
Ése es un excelente comienzo.
Si decides llamar a un amigo, a lo mejor ya no es que necesitas algo de él. Quizá te hayas enterado que pasa un mal momento y decidas prestar un poco de ayuda, de tu atención.
Ésa es intención correcta.

Gracias a todos por estar ahí fuera.
¡MOSHUTOKU!

3 comentarios:

Juan Carlos Lozano dijo...

buen dia

En nuestro blog www.elplanetaoculto.blogspot.com tienes un regalo para ti.

que pases hermoso dia.
un abrazo
juank

Haideé Iglesias dijo...

Para mi también se ha de saber que cual es la intención ultima y honesta de querer ayudar. Recuerdo una definición de una persona que me hizo comprender algo importante: el mundo está lleno de aquellos que quieren hacer de hadas madrinas, pero ¿son realmente hadas madrinas?
¿Por qué quieren hacer de hadas madrinas? o lo que es lo mismo ¿cuál es la intención última de que quiera ayudar a otro u otros?
Las enseñanzas están dentro de uno mismo y fuera de uno mismo, saber cuando y como se ha de hacer es lo verdaderamente esencial. Atención, atención, atención...
Una pregunta que me ha surgido de pronto ¿tienes miedo?
Un abrazo, compartiendo en el mundo en armonía...

Luis Miguel dijo...

Gracias, Juan Carlos, por tu premio.
Querida Haidé: Me preguntas que si tengo miedo.
Cuando el cuerpo recibe algún tipo de agresión, es natural que responda. Así, el sistema nervioso debe responder con una descarga eléctrica y hormonal ante los estímulos. Si éstos son de amenaza, el sistema nervioso responderá como debe.
Pero no existe apego en esta persona a estas sensaciones si es a eso a lo que te refieres. La posibilidad de sufrir esas emociones en un futuro (porque eso creo que es a lo que llamas miedo)no condicionan el estado mental de quien escribe. Y no deberían condicionar el de nadie.
Será siempre un placer contestarte.
Espero haber sido de alguna ayuda.
Gracias por comentar.