jueves, 26 de febrero de 2009

La burra en el fango


Hola a todos:
Os cuento un secreto... desde hace días, Luis Miguel me está cayendo cada vez peor, me parece inaguantable, un petardo. Por qué? Muy simple: por sus preguntitas que me tienen todo el día rumiando... yo que tengo tendencia natural a dar vueltas y vueltas, lo que me faltaba era que alguien añadiera preguntitas con enjundia.
Evidentemente es broma, tú lo sabes. Siempre me encantó profundizar en las cosas, siempre fui un paso más allá en mis preguntas ante las primeras respuestas, ante las evidencias, y reconozco que las cuestiones que planteas me hacen comprender muchos de mis errores.
Yo sigo aquí dando vueltas a la pregunta sobre la función primordial, sabiendo que seguramente, ese camino de pensar y pensar no me llevará a una respuesta, pero sí conseguiré al menos, descartar “funciones equivocadas” que me lleven por derroteros no deseados.
Para empezar, no sé muy bien quien dijo que el ser humano tuviera que cumplir función alguna, seguro bastaría con la no destrucción de su entorno para justificar su paso por la tierra, porque si no destruyo, es que construyo y alguna aportación haré a la vida en el planeta.
Si el concepto función lo tomo al pie de la letra... por ejemplo, si yo hubiese nacido a esta vida para poner un tejado, mi función estaría perfectamente cumplida al terminarlo adecuadamente, las tejas colocadas y ensambladas de forma que protejan la estancia de las lluvias, etc.
Pero la función del ser humano, su función primordial, entiendo yo que no puede circunscribirse a una función meramente material, física... porque digo yo que para algo nos dotaron de un cierto intelecto, reconozco que no siempre acompañado de la habilidad necesaria para convertir dicho intelecto en una herramienta útil a la humanidad.
Esa función primordial debe mas bien estar relacionada con la parte espiritual del hombre, de hecho, ya dió pistas Luis Miguel al decir que la mente no tiene herramientas suficientes. Y como dicen en mi pueblo... “ya estamos con la burra en el fango”.
Sólo hay un algo que tengo más o menos claro. No sé si realmente nací a la vida para cumplir una función, ni conozco cual puede ser esa función, ni creo que jamás lo consiga... al menos por esta vía.
Quizá deba tomar el camino en sentido contrario. Quizá si me centro en comprobar qué tipo de cosas me hacen sentirme útil, qué cosas me llenan y considero pueden ser de cierta utilidad a los demás o al entorno, me acerque a una cierta comprensión de esa función.
No intentaré darle nombre, definir ni especificar.
Compruebo que alcanzo un estado de felicidad y plenitud, de tranquilidad, en aquéllos momentos en los que considero que mi actuar hacia los demás, el entorno y yo misma, es coherente con mis sentimientos, mis emociones, mis valores y principios...
Cuando comparto, cuando doy, cuando me solidarizo, cuando escucho, cuando abrazo y cuando beso, en definitiva, cuando el amor es el motor de mi vida.
Muchísimos besos a todos.

3 comentarios:

Pedro dijo...

En definitiva, fluir con la vida teniendo claro ciertos preceptos morales. ¿Para qué pensar tanto?

Un abrazo y sigamos en ello.

Juan Carlos Lozano dijo...

un regalo para vosotros:

http://www.elplanetaoculto.blogspot.com/2009/02/para-vosotros-bloggeros.html

Un abrazo desde el otro lado del mar
Juank

Luis Miguel dijo...

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define estar sano como, además del bienestar físico, mental y social, carente de enfermedad, el que posee un correcto funcionamiento.
Si no hay correcta funcionalidad no hay salud.
Ejemplo: el drogadicto que todavía posee trabajo, que no ha contraído ninguna enfermedad contagiosa, cuando se coloca está estupendamente a nivel mental. Se siente de maravilla. Pero, ¿diríamos que está sano?
Su función, lo que hace, no es correcto para él y para los demás.

Si nacemos es porque se han producido unas causas anteriores que han favorecido que eso se produzca. Y a su vez, eso, que dista de ser un ser único, sino la mezcla de varias cosas interrelacionadas, que funciona para ser causa de otros nuevos resultados.
La Función primordial debe de ser desvelada por cada uno. No puede ser contada o descrita.