jueves, 19 de junio de 2008

Sólo por hoy.



Un saludo a todos de todo corazón.
Sólo por hoy voy a hacer las cosas de una manera nueva. "Sólo por hoy" significa que no tengo la obligación de hacer esto todos los días, así que las excusas no invadirán mi mente.
Será como una brisa fresca, pero que quede muy claro, sólo por hoy.
Me despertaré bien temprano, aunque no tenga que trabajar. Antes de levantarme respiraré profundamente sintiendo el aire entrar y salir de los pulmones. Relajado y sin prisa haré examen de conciencia para ver todas las cosas de las que tengo que estar muy agradecido. Hasta hoy puede que haya pensado que la vida era mediocre y gris, pero ahora en la cama, sin nada más que hacer, encuentro razones que había olvidado. Tengo mucho que agradecer, y sólo por hoy, lo hago.
Seré un guardián, un guerrero de brillante armadura, dispuesto a defender su castillo. Así que mientras me ducho preparo mi espada, mi escudo, mi yelmo, mi peto... Sólo por hoy me siento renovado, y estoy un poco sorprendido de lo bien que me siento.
Mi castillo tiene tres enormes portones que defender, y un sólo puente de acceso. Me coloco al pie del puente de roca y musgo dispuesto a entablar combate contra cualquier horda invasora.
Cada uno de los portones da acceso a una parte de mi: al cuerpo, al habla y a la mente.
Sólo por hoy seré el fiel guardián de todos ellos, no dejando que las perversiones de la ira, la malevolencia, el odio, la envidia, y los celos atraviesen siquiera el puente que se extiende ante mi.
Sólo por hoy seré diligente, amable, cariñoso y paciente, con toda persona que me encuentre, siendo muy cauteloso de no juzgarles. Portarme de esta manera, de cara al exterior, puede que no me sea tan difícil al principio, pero no debo olvidar que el cuerpo, y el habla, son sólo dos de los portones de mi castillo. La mente, los pensamientos, también deben de ser vigilados.
El más mínimo descuido en una de las puertas y las otras dos se abrirán de par en par al invasor, y éste siempre está al acecho.
No importa cuántas veces se abran los portones por mi falta de diligencia, ni cuántas tenga que cerrarlas a base de feroz combate. Sólo por hoy seré el caballero fiel, luchador incansable, el defensor de mi castillo.
Más allá del castillo y del puente se extiende un mundo cautivador y lleno de tentaciones. Las distracciones me gritarán entonando melodías seductoras, pero sólo por hoy les estaré ciego y sordo.
Mañana será otro día, y el otro, y el otro. Mañana atravesaré el puente, dejando caer armas y armadura, para entregarme a las pasiones. Abandonaré mi castillo, dejando los portones abiertos, e ignoraré el saqueo de las tropas invasoras. Al fin y al cabo es lo que he hecho siempre, cada día desde que tengo memoria.
Pero hoy va a ser diferente, haré las cosas de otra manera y puede que tenga revelaciones importantes.
Eso sí, que conste.
Sólo por hoy.
Gracias a todos por estar ahí fuera.

4 comentarios:

Pedro dijo...

Brillante reflexión, Luis Miguel. Trataré de recordarla mañana, cuando despierte a un nuevo día, antes por supuesto de dejar desguarnecida mi fortaleza. Quizás me guste la batalla y me dé por repetirla con frecuencia.
Un fuerte abrazo.

mariola dijo...

Hola Luis Miguel:
Esa es la mejor forma de hacer las cosas, hacerlas ahora, hacerlas hoy, y así no te asaltarán ni las dudas, ni la pereza, ni cabrán las excusas.
"Sólo por hoy"... me gustó mucho tu comentario, tu planteamiento.
Mañana nos contarás que resultó realmente fácil, y seguro que así habrá sido.
A ver si me lo aplico.
Creo que cuando nos planteamos un cambio real en nuestras vidas, nuestra mente nos engaña de una forma muy sutil. Me explico.
Como realmente no queremos cambiar, como nos resulta más fácil vivir en la inercia, dejarnos llevar...
Como en el fondo cualquier cambio nos asusta y preferimos lo malo conocido que lo bueno por conocer...
Pues nuestra mente nos empieza a martillear con los contras de ese deseado cambio: y nunca más voy a fumar con lo que me gusta??? y todos los días voy a hacer deporte con lo que cansa??? etc, etc.
Si te planteas cambiar hoy, sólo hoy, y mañana ya llegará y decidirás de nuevo cual es tu rumbo...
Sin aspavientos, ni anuncios ni frustraciones porque nada te prometiste a largo plazo...
Solo por hoy, sólo ahora, en este instante...
Muchísimos besos a todos.

anamorgana dijo...

Hola, que buen post, me encanta. Solo por hoy procuraré defender mi castillo, se aprende mucho visitandote. Reflexionar profundamente sobre lo que escribes.
Brillante, eso es lo que me parece.
Saludos
anamorgana

marta dijo...

Sencillamente hermoso.