viernes, 6 de junio de 2008

Consciencia sin esfuerzo.

Un saludo a todos de todo corazón.
No hace mucho participaba en una conversación donde las personas, un grupo de amigos con inquietudes espirituales, enumeraban cosas que querían cambiar de sí mismos para mejorar sus vidas. Se oían comentarios como "ser más amable", "hacer deporte", "dejar de fumar", etc, etc... La misma persona que realizaba un comentario, inmediatamente después, dejaba entrever el enorme esfuerzo que sería necesario y pasaba, ya sea de paso, a agasajarnos con la cantidad de excusas que se interponían entre él y su preciado objetivo. Y así uno tras otro.
Cuando me llegó el turno, situación que procuré alargar lo más posible, dije una sola palabra, "humildad". "Es lo que necesito explotar más en este momento de mi vida", agregué después de un largo e incómodo silencio.
Luego llegaron una serie de comentarios que venían a decir que la humildad en los tiempos que corren es un signo de debilidad, que si los lobos y las ovejas, que si el hombre es un lobo para el hombre, y todo eso.
Primero sonreí, y luego reí abiertamente sin malicia. "La humildad no tiene que significar falta de autoestima ni inferioridad", respondí lo más amigablemente que pude.
Y comencé a explicar que la humildad, tal y como la siento, nace del comprender que todos los esfuerzos lejos de modificar, si acaso, alguna conducta, son incapaces de cambiarnos a nosotros mismos.
"¿Entonces si el esfuerzo no sirve de nada, cómo pretendes ser más humilde?"
"Siendo consciente", respondí. Sólo se necesita eso. Ser consciente no es lo mismo que ser una mente pensante.
Me explico con un ejemplo. A lo mejor os ha pasado esto alguna que otra vez:
Una mañana cualquiera tenéis una situación que resolver. Tenéis disponibilidad, tiempo libre y todo lo necesario. Sin embargo os asalta la pereza. La mente comienza a trabajar, a poner excusas, a plantear interesantes opciones para gastar esa mañana, a buscar la manera de posponerlo todo, y al final nada de nada. Es como si otra persona nos convenciera. No nos damos cuenta del proceso porque vivimos "en piloto automático". Pero si fuésemos más conscientes de lo que pasa por nuestra cabeza podríamos identificar la voz de ese "otro yo" que tan sugerentemente hace que muchas veces perdamos nuestro tiempo.
"¿Y qué hay que hacer para ser consciente?"
Responderé con otra pregunta: ¿Qué hay que hacer para despertarse cuando uno está dormido?
Si quieres hacer una cosa, HAZLA, y no pienses tanto. Puede que descubras, cuando la hayas realizado, que quizá no ha sido tan difícil y desagradable como pensabas. Puede que hasta hayas disfrutado.
Me recuerda aquellas historia en la que un visitante le dijo al Maestro:
"Ando buscando el sentido de la existencia"
"Naturalmente das por sentado que la existencia tiene un sentido", le dijo el Maestro.
"¿Es que no lo tiene?"
"Cuando experimentes la existencia como es, y no como tú piensas que es, verás que tu pregunta no tiene ningún sentido".
Gracias a todos por estar ahí fuera.

10 comentarios:

anamorgana dijo...

Hola saludos. Que verdades dices en este post, cuantas escusas somos capaces de buscar para no hacer algo, si todo el tiempo que empleamos en pensar escusas hicieramos todo nos iria mejor.
Saludos
anamorgana

Pedro dijo...

La humildad es un don en vías de extinción, por desgracia. Explicas muy bien la forma de llegar a ella, pero ¡qué difícil es hacerlo!
Gracias por aportar tu luz sobre la felicidad en mi blog.
Un abrazo.

Hada Saltarina dijo...

Hola Luis Miguel!

En primer lugar quiero darte las gracias por haber visitado mi blog, y , no contento con eso, dejar un comentario muy halagador, la verdad. Eres muy bienvenido a él siempre que quieras.
Además, gracias a tu visita he podido conocer tu interesante blog.
Con respecto a este post, decirte aquello de ¡¡¡cuánta razón tienes!!! Apuntas temas muy immportanes para mí:
-La humildad. Santa Teresita del Niño Jesús decía que la humildad era aceptar quien uno es, y que no hacerlo así y, por ejemplo, pasarse de "humilde" diciendo "qué basurilla soy" y esas cosas, era humildad mal entendida por no llamarla orgullo. (Ella lo decía de otra manera, pero eso es lo yo interpreto).
-La conciencia. Algo que parece muy difícil detectar. Sí, oímos miles de veces las mismas quejas pero uno no quiere darse cuenta de la realidad que muchas veces está más dentro que fuera.
-La acción. Sí, eso que dices de en vez de quejarse tanto y hacer declaraciones de excelentes principios, lanzarse a ponerlos en práctica.
Me ha interesado mucho tu post.
Un abrazo

Jiramonocangufante dijo...

Luis Miguel, antes que nada, hola...he llegado hasta tu casa cibernética luego de varias escalas, espero contribuir y aprender en el tema que planteas. Yo voy por el mundo en eso, buscando las buenas razones para de una vez por todas liberarnos de tantas trabas, trancas y excusas mal diseñadas y llegar a ese entendimiento que tanto bien le haría a nuestro mundo y que tanto nos beneficiaría a los seres vivos en general.
Con respecto a lo que nos planteas, el no-hacer, el postergar, es un mal que ha permitido que tantas buenas ideas jamás se llevaran a cabo.
En primer lugar debemos reconocer que estamos hechos de dos sistemas en todo orden de cosas, y tú como médico seguro dominarás esta parte. Primero, nuestro cerebro tiene dos grandes divisiones, por así decirlo, el CONCIENTE y el SUBCONCIENTE..(mundo externo – mundo interno) el conciente tiene a su cargo las actividades de elegir, calificar, decidir, es quien discierne y razona. Es donde radica la voluntad. Y tiene la facultad de “impresionar” (dejar huella) en el subconsciente.
A su vez el Subconciente está encargado de otras actividades, como almacenar absolutamente todo lo que te ocurra, es donde radica la memoria, toda la información de tu existencia la tiene el inconciente, no decide, no evalúa, no califica. Es el encargado de avisarnos de algun peligro. Pero no decide nada. Por lo tanto no decidirá jámás qué guardar, simplemente lo guarda todo.
Allí está la clave del comportamiento humano posterior.
Si al Subconciente le envías una orden, él la aceptará sin proceso ni restricción. Ejemplo: Mami nos dice cuando pequeños...: No salgas al frío porque te resfriarás!!...qué hace el Subconciente cuando hace frío?...te envía los síntomas de resfrío, porque está obedeciendo a una orden que tú sí aceptaste como verdad. Tú la almacenaste concientemente y mediante tu voluntad.
Todo eso que nosotros concientemente y arbitrariamente no manejamos, pertenece al Subconciente, incluyendo nuestro sistema autónomo. Allí es el Subconciente el amo.
Como seres vivos estamos regidos por leyes comunes, la de Atracción es una...nosotros hacemos que las cosas pasen. Asi de simple. Nos va mal o nos va bien porque nosotros no consideramos la Ley de Causa y Efecto, la más de las veces.
Nosotros almacenamos en nuestro subconciente modos, herramientas, mecanismos, palabras...que más tarde nos perjudicarán enormemente...o nos beneficiarán indudablemente, por eso la tarea es trabajar en eso. No permitir el paso de lo que nos hará daño.
Por ejemplo: No debo decirle a mi Subconciente que "las horas libres son para hacer nada"...que "las vacaciones son para no pensar"....porque cuando llegue el minuto eso es lo que hará.
Uno debe enviar otras órdenes. Por ejemplo: "Apenas tenga un tiempo libre decidiré con respecto a esto...o lo otro"..."En cuanto llegue la noche llamaré a mamá". Y ya verás cómo tu Subconciente te obedece. Y cuando llega la noche recuerdas que debes hacer esa llamada.
Cuando dices "esto se me va a olvidar"...trato hecho con el Subconciente. Se te olvida. Por eso, debemos primero conocernos. Segundo, enviarnos mensajes que nos harán bien. Mentalizar es la consigna.
Por eso, cuando el hombre se conozca a sí mismo...y se dé órdenes sensatas, se exija hacer las cosas bien...este mundo será mejor.
La humildad como bien dices, es una de las herramientas más nobles para llegar a la verdad absoluta. No está privado para el hombre el Poder. Tiene las capacidades. Es como si Dios, o la naturaleza si no fueras creyente, te hubiera dado binoculares para ver todo a cualquier distancia....pero tú ignoras cómo se regulan esos lentes, entonces no los puedes usar. Entonces crees que no estás capacitado. Y sí, lo estás. Sólo que tienes que aprender a leer en ti, en la Madre Naturaleza, en ese quinto elemento que es Dios.
Por eso, cuando tú piensas que hay que hacer conciencia, estás en lo cierto. Pero primero hay que almacenar toda esa información que usará la conciencia. Por eso es bueno que los niños lean mucho y tengan acceso a los grandes conocimientos, eso pasa al Subconsciente…..Y de pronto, sin pensarlo mucho…esos conocimientos afloran y nos hacen mejores personas.
Como dijo Jesús: El hombre bueno actúa bien…porque sus pensamientos están llenos de bondad….el hombre malo, actúa mal…porque en su pensamiento habita la maldad.
Gracias por tu paciencia. Es que este tema lo encuentro infinitamente interesante.
Espero que sigamos en contacto,
Ximena

Luis Miguel dijo...

Un saludo a todos de todo corazón. Bienvenidas hada saltarina y ximena. Vuestros comentarios son estupendos. De hecho van a dar pie a una nueva entrada que, si el trabajo me lo permite, publicaré hoy mismo.
Gracias a todos, de verdad, por estar ahí fuera.

Jiramonocangufante dijo...

Hola Luis Miguel...esperaré pacientemente tu post. Me gustan tus temas. No sé si lo escribiste tú, pero este de la conciencia y el de la amistad los encuentro muy buenos....ahora, seguiré leyendo los antiguos.
Saludos,
Ximena

neurotransmisores dijo...

Es mu difícil de hablar del subconsciente cuando es eso "subconsciente" y no lo conocemos.

mariola dijo...

Hola a todos:
Me gustó mucho tu comentario y tienes mucha razón, ser consciente no es lo mismo que ser una mente pensante.
Para mí tiene más que ver con observar, sencillamente observar, a nosotros, a nuestro entorno, a los demás, sin entrar, sin valorar, y descubrimos muchas cosas.
Descubrimos que, la mayoría de las veces, los impedimentos que crea nuestra mente a nuestra acción, obedecen a los miedos, los prejuicios, etc.
Hacer es hacer y no hay mas, y es más fácil de lo que creemos, y eso, en algún momento, todos lo hemos comprobado.
Cuanta energía perdemos dando rodeos, buscando excusas...
Muchos besos a todos. Si luego tengo un rato, escribiré algo más.

Luis Miguel dijo...

Un saludo a todos de todo corazón.
Amiga Ximena, como ya habrás comprobado, la casi totalidad de los post llevan mi firma o la de mi gran amiga Mariola. Tanto de uno como del otro son originales, salvo alguno de los cuentos que vamos comentando.
Hablando de Mariola, comprobarás que sus escritos son de una calidad excepcional. Estoy esperando también que escriba algo nuevo. Aunque vivimos ambos en españa, lo hacemos cada uno en una punta del país.
Gracias por leernos.

Hada Saltarina dijo...

No había tenido tiempo de leer con detenimiento el comentario de Ximena. Y me alegra haber dispuesto de algo de tiempo ya para hacerlo, porque sí que merece la pena. Me ha enseñado mucho.
Luis Miguel, ¡muy buen blog!