martes, 17 de junio de 2008

ELECCIONES DE LA VIDA

Hola a todos:
En la última entrada de Luis Miguel, una amiga, Ximena, hacía un comentario referente a la educación como única vía para que, ciuertas personas, en realidad muchas, puedan acceder a un mundo normal, al mundo que todos conocemos.
Nacidos en la miseria, en el submundo, en condiciones infrahumanas, rodeados de pobreza, violencia y abusos, pocos tenían la oportunidad de salir de ahí, no pudiendo siquiera imaginar otras situaciones. Sin acceso a la educación, los medios de comunicación, un trabajo y vivienda dignos, una sanidad en condiciones...
Plenamente de acuierdo, Ximena. No les demos peces, sino una caña y enseñemos a pescar. En eso estoy plenamente de acuerdo contigo. Poco hace el primer mundo por mejorar el tercero, lavando sus conciencias con los envíos de ayuda humanitaria, que están muy bien, pero todos sabemos que son insuficientes.
Pero sin ánimo de olvidar y menos aún de menospreciar a nadie, son obviar el problema, cuando escribo en este blog, me dirijo a otro público. Escribo para esos lectores que, como yo, a menudo nos quejamos y protestamos por tener nuestra caña de pescar oxidada, o no ser el último modelo, o porque el sedal se nos ha roto.
Cuando hablo de las inmensas posibilidades que existen en nuestro interior, cuando digo que la felicidad es un ser y no un estar, cuando me refiero al presente como único tiempo real, cuando tengo claro que querer es poder, que hay que arriesgar, luchar, desear y vivir, cuando digo que debemos enterrar los miedos, creer en los sueños y saborear lo que nos rodea... cuando alguna vez hablé de la belleza de un eclipse de luna, o un amanecer, o la sonrisa de un niño, los abrazos de los amigos... me dirijo a todos aquéllos que, como yo misma a veces (lo confieso), nos permitimos el lujo de renegar y protestar por no tener la vida que deseamos, el trabajo que nos gusta o no estamos plenamente felices con nuestras parejas.
Porque a todos esos, entre los que ya he dicho que me incluyo, les tengo que recordar que cada uno es dueño de su vida, incluso de su mala vida, porque SIEMPRE podemos elegir.
Pero aquí sí olvidamos con frecuencia y obviamos tantas otras el comentario, de que muchas de nuestras elecciones están realmente guiadas por el miedo y el temor, el temo a jugar y perder, a arriesgar y que duela, pero al fin y al cabo, la elección fué nuestra, y si nuestra opción elegida fué el no jugar, no lloremos ahora por no haber ganado.
Siempre que tenemos que decidir entre varias opciones, siempre que debemos elegir, sopesamos, valoramos, adelantamos posibles resultados, nos preocupamos en exceso por las consecuencias de nuestra elección, como si algún resultado fuera inamovible.
Si un día te enamoraste perdidamente y resultó ser la persona equivocada, dejala y entierra el temor a la soledad. Si te preparaste para un trabajo y no te satisface, busca otro, prepárate para otra actividad, recíclate. Si cometiste errores en el pasado, rectifica, que no son ninguna cruz que haya que transportar a cuestas toda una vida.
Elige siempre ser feliz, cueste lo que cueste y pese a quien pese.
Por supuesto, estas líneas se dirigen sólo a todos aquéllos a los que esta vida nos regaló un increíble mundo y la capacidad para apreciarlo.
Muchísimos besos a todos.

8 comentarios:

Pedro dijo...

Las circunstancias pueden sernos impuestas, como decía Ortega y Gasset, pero la forma de afrontarlas son sólo nuestras. Creo que has dejado bien clara tu postura, con la que yo estoy de acuerdo, pero qué difícil resulta a veces enseñar a pescar a quién no quiere o cree que no lo necesita.
Muchos besos.

Pedro dijo...

Por cierto, sigo sin poder entrar en el blog de Paulo Coelho, tampoco desde el enlace vuestro. No entiendo qué pasa. Si podéis darme alguna luz os lo agradeceré.
Lo dicho.

Luis Miguel dijo...

Un saludo a todos de todo corazón.
Me parece muy interesante el tema que ha surgido. Me gustaría reasaltar una cosa. Al final el problema no viene a demostrar otra cosa que el ser humano no es tan valioso como pensamos.
Me explico.
Valioso desde el punto de vista religioso/egocéntrico. Al igual que el resto de criaturas que pobla el planeta, las personas no dejamos de ser entes programables. Por algún fallo a la hora de auto-valorarnos, de medirnos, le damos un valor excesivo a nuestro ego, a nuestro sentimiento de auto-conocimiento.
Ximena con su razonamiento nos muestra que la gente está interconectada con el medio. Que es el medio propiamente y no una entidad separada de él. Así en zonas pobres, violentas y demás, con esas causas, pues ya sabemos qué efectos vamos a tener. Otro tema muy diferente será si está en nuestra mano el poder para cambiar esas causas. No puedo cambiar el mundo, pero ¿puedo cambiarme a mi mismo?, ¿puedo ofrecer algo más a mis hijos? Creo que esos son los tipos de preguntas que un ser humano podría plantearse para aportar su propio granito de arena.
Pero como digo, será que puedo pensar de esta manera no por nada especial, sino porque las causas que me engendraron, que me modelaron me hicieron así. No por ningún otro mérito, ni valor añadido. Otros seres humanos con causas distintas siquiera podrán o querrán entenderme.
No somos tan importantes más allá de un conjunto de factores, nada más. Y si alguno de estos factores desaparece, la persona, la entidad que valoramos tan independiente, caerá como una torre de naipes.
Gracias a todos por estar ahí fuera.
PD: Pedro, aacabo de probar los enlaces del blog de Paulo y me funcionan.

mariola dijo...

Pedro, a mí también me funcionan.
Besos

Jiramonocangufante dijo...

Estoy en pleno acuerdo en la mayoría de los planteamientos expuestos por Pedro, Mariola y Luis Miguel...la idea es apuntar a un mundo mejor, mundo que sin duda beneficiaría al Hombre...Desde la ubicación que Dios me dió, yo veo lo que veo...de la misma forma que les ha tocado a ustedes y a cada ser humano de este planeta. Eso no tiene misterio. Cada uno, como si se tratase de un honesto periodista, dirá lo que vé y no lo que quiere ver. Hablará de los hechos reales. Luego añadirá lo que esos hechos, esa realidad, le hace sentir. Por eso, cada opinión es respetable, no necesariamente coincidirá con todas las personas, pero es respetable. En eso estoy segura estamos todos de acuerdo.
En lo que dice Mariola de enseñar a pescar y no darle peces...ahí está la verdad...más grande que una casa!!...donde no estoy de acuerdo con ella es cuando dice que su blog va dirigido a otro público. Y no porque sea "otro público", porque eso está muy bien, donde difiero es porque creo que no estamos valorando el potencial de este público,... que está ávido de un mundo solidario, mejor, compartido, sano...y es éste público el que debe hacerse cargo de arreglarlo, porque las herramientas les han sido entregadas a ellos...por lo tanto es el público perfecto para analizar este tema central que es el de la voluntad de dar y mostrar el camino.
El que lleva el candelabro es el que debe mostrar la senda mejor....no se lo podemos pedir al que camina por la oscuridad.
No debemos permitir más que haya ciudadanos privilegiados y ciudadanos de segunda categoría....todos deberíamos mirarnos con afecto, con respeto.
Con verdadero deseo de que nuestros hijos hereden un mundo mejor. Un mundo arreglado por nosotros, no uno empeorado por nosotros.
Por eso, si la Educación cumpliera su verdadero y magnífico rol...si su norte fuera sacar a las personas de todas sus pobrezas, las espirituales, materiales, afectivas.....entonces, podríamos decir que todas estas letras que compartimos entre los que pensamos igual... valieron la pena.
Por eso, como dice Luis Miguel, seguramente no vamos a cambiar el mundo...no, no lo vamos a cambiar, ni en un segundo, ni en un millón de segundos si lo hacemos solos...pero si empezamos a hacerlo hoy todos los que asi lo deseamos ...entonces sí será posible.
Un acto de solidaridad con cualquier prójimo bastará...porque todo esto tiene una reacción en cadena. Yo lo hago, tu lo haces, el lo hace, nosotros lo hacemos, ellos lo hacen....y ya el mundo empieza a cambiar.
Con alegría, con afecto, con amor...asi se hacen los cambios...asi deberían hacerse siempre.
Me alegra mucho encontrar gente como ustedes, porque son a las que
Dios les pasó un candelabro.
Gracias infinitas por su paciencia.
Un abrazo a todos,
Ximena

mariola dijo...

Hola a todos:
Ximena, creo que no me has entendido, o tal vez, yo no me expliqué bien.
Yo no excluyo a ningún público. Lo que dirijo a un público en concreto es la crítica que hago sobre la gente que habitualmente se queja de la vida que lleva.
Yo creo, igual que tú, que Luis Miguel o Pedro en un mundo mejor y en la solidaridad. Lo que no entiendo es que la gente del llamado primer mundo se queje de forma tan gratuita y tan injustificada.
Porque los que nacimos como dices tú con el candelabro, tenemos en nuestras manos la luz que iluminara nuestro camino, y si cerramos los ojos, es nuestra responsabilidad y sólo nuestra.
Si los que nacieron en ese tercer mundo no reciben suficiente luz, ni del primero ni de ningún mundo, no puedo culparlos, evidentemente.
Por eso dirijo mis palabras sólo a aquéllos que nacieron a una vida llena de cosas por descubrir, con unas botas para caminar, y ese candelabro en sus manos.
Y lo hago para que desgasten esas botas recorriendo los tantos caminos de la vida.
Muchos besos a todos.

Jiramonocangufante dijo...

"Si los que nacieron en ese tercer mundo no reciben suficiente luz, ni del primero ni de ningún mundo, no puedo culparlos, evidentemente."...Mariola, eres tú quien no me ha entendido.
No necesitamos luz del primer mundo ni del segundo...lo que yo digo es que una verdadera Educación enseñará a sacar su propia luz afuera.
No se necesita luz ajena.
Es saber usar la que viene con nosotros. Para eso se necesita una Educación que prevalezca principios, virtudes, bondades.
El Mundo es uno solo. Los humanos no son diferentes en latitudes diferentes. Tenemos la misma configuración. No así las mismas oportunidades.
La diferencia entre los Mundos como tú dices, es solo ecónomica.
Nosotros tenemos las materias primas. Ustedes tienen la tecnología. Nosotros se las vendemos barata la materia prima. Ustedes la transforman y nos la venden diez veces el valor. Esa es la diferencia de los mundos. Económica.
Mira tú, somos el país mayor productor de cobre, nos enriquecemos día a día con la venta de este mineral...y qué hacemos?...le compramos a Japón nuestro cobre manufacturado. Es por que la tecnología no está en casa.
Gobiernos insanos. Políticos corruptos. Gente que no piensa en la gente.
Los humanos nacidos allá y los nacidos acá tienen la misma conformación. No estamos en laboratorio. No somos menos ni más inteligentes que los demás seres humanos del mundo. No se concentran en ningún lado los mejores ni los peores. Estamos mezclados y repartidos por el Orbe.
Tenemos nuestra propia luz...y nunca hablé de los humanos de allá ni de los de acá. Dije que el Hombre debe ayudar al Hombre. Sin diferencia de clases, de religiones, de sexo....simplemente saber enseñar a otro ser humano a ser mejor.
En este país se está intentando instaurar una fórmula educacional que fracasó en Francia. Si ya se ha visto el fruto....porqué creer que acá será distinto?...
Insisto. La Educación que enseña a respetar a todos los seres vivos del planeta Tierra, que forma humanos justos que saben amar y amarse a sí mismos, esa, es la Educación que necesitamos todos...todos, absolutamente todos los seres del planeta.
Para que nadie discrimine a nadie.
Para que nadie se sienta superior.
Para que todos surjan con su propio espíritu.
Si alguien no desea emprender el viaje al conocimiento y la sabiduría...bien...como quiera. Pero que tenga la opción. Es todo.
Y no viene la opción de ningún mundo en especial.
Viene de uno mismo, cuando alguien le enseña a conocerse.
Y digo conocerse cuando estás en edad de hacerlo. Imagino que desde los cuatro años de edad...cuando comienza la enseñanza obligatoria.
Espero haberme hecho entender.
Por una Educación justa, por una Educación que dé verdaderas herramientas de bondad al Hombre. Por esa Educación estoy.
No he hablado de otra cosa. Y jamás culparía a ningún Mundo por ser como somos. Lamentablemente en cualquier lugar de la Tierra solamente tenemos lo que nos merecemos. Por eso quiero cambios. Cambios que lleguen a todos.
Gracias,
Ximena

Hada Saltarina dijo...

Mariola, me ha gustado mucho tu artículo. Yo sí creo que los que tenemos la fortuna de vivir en un mundo de elecciones, debemos responsabilizarnos de las que hacemos. ¡Y cuesta muchísimo más que entender, aceptar eso!
Un abrazo