domingo, 26 de abril de 2009

Charla: Depresión, ansiedad y estrés en Lucena. PARTE 2

F.S: Las pastillas, la medicación, tiene su función, y es muy importante. Pero al final, ¿no será que de alguna manera nos curamos solos? Te has levantado una mañana y te has dicho "me siento mejor", "tengo más fuerza" o algo así. Muchas veces nos curamos de la depresión sin saber por qué exactamente, aunque como sabemos, por la ley de a causalidad, ese por qué existe. Pero eso no es de extrañar, ya que normalmente, como he dicho, no somos conscientes de apenas nada de lo que pasa por nuestra cabeza, aparte de ser especialistas en decirnos "cosas bonitas" a nosotros mismos, ¿no? ¿Para qué necesitamos enemigos si nos va sobrando con nosotros mismos...?
Pasamos cerca de un espejo, nos miramos y ya sabemos las cosas que nos vamos a decir: "Qué mal te sienta ese vestido, vas fatal, no sé como me atrevo a salir a la calle de esta guisa" y todo eso. De alguna manera parece que somos culpables de nuestros estados mentales, y es cierto, pero es cierto también que no somos conscientes de todo este juego fatal.
Esta anécdota la he contado muchas veces: Tengo una compañera de trabajo que con frecuencia sufre crisis de ansiedad. Lo curioso es que le dan más o menos a la misma hora: sobre las cinco de la tarde. Y efectivamente siempre es así, llega la hora y se la escucha por los pasillos llorando. "Parece que hay tormenta" comentamos los compañeros, y es que en todos sus turnos hace exactamente lo mismo. Pero lo más curioso es luego la forma que tiene de curarse. Cuando ya ha conseguido la atención necesaria, y tiene a varias personas alrededor, dice entre sollozos "No os preocupéis por mi, me voy a asomar a aquella ventana, tomo un poco el aire y se me quita"
¡Y efectivamente así es!
INT: Pero eso le pasa a ella por algo. Eso viene de algo.
F.S: Sí, por supuesto. Todo tiene sus causas. He estado hablando de eso todo el tiempo. Y me repito si es necesario. No estoy diciendo que nos enfermamos porque queremos, ya que no somos conscientes del proceso. Ahora, en esta sala, hablando de forma distendida, podemos reírnos e incluso reconocernos en alguna de estas historias, ¿verdad? Pero cuando estamos ahí fuera, con las emociones a flor de piel, no nos damos cuenta de lo que nos pasa. Ya que creo firmemente que si así fuera, si pudiéramos reconocer cada paso de esta cadena, simplemente la abortaríamos.
INT: Pero siempre hay un motivo para sentirse así (comenta nuevamente la misma persona)
F.S: Todo depende del cristal con el que se mire. El tema de los motivos, que vamos a tratar enseguida, es muy relativo. Lo que es muy doloroso para una persona, puede no tener la menor importancia para otra.
(Silencio durante unos segundos)
Una vez, una madre le llevó el cadáver de su hijo muerto a Buda, ya que le habían dicho que realizaba milagros. "¿Puedes revivirlo?". Buda compasivamente le dijo: "Busca una casa en donde la muerte no haya golpeado a la familia. Una vez que la encuentres, vuelve aquí y resucitaré a tu hijo".
La mujer pasó días, semanas, llamando puerta por puerta, pero como podéis imaginar, en cada familia la muerte había atacado de una u otra manera. Al final comprendió. Pudo decirle adiós a su hijo, y volvió al lado de Buda para aprender sus enseñanzas.
(De nuevo silencio)
Con esta historia quiero explicar que al final, todos los problemas que podamos afrontar, de una manera u otra, los acabamos por tener todos. Y si no los padecemos ahora, será cuestión de tiempo. La vida es así.
Agarrarte a tus problemas de esa manera, "¡es mío!, ¡mi problema!, ¡qué sabes tú!", hemos visto que al final amplificará todo el sufrimiento. Porque tanta ansiedad, estrés, depresión, viene a decir que sufrimos. ¿verdad?
Y puedo decir sin miedo a equivocarme que ese sufrimiento se debe a que no hemos encontrado felicidad en nuestra vida. Porque si tuviésemos la fórmula de la felicidad verdadera, ahí en la mano, ¿nos afectarían tanto los problemas?
INT: Pero sufrimos por un acumulo de problemas.
F.S: Si usted fuese muy feliz, siempre feliz, ¿seguiría habiendo problemas en su vida? ¿En el mundo?
INT: Bueno, en ese caso...creo que seguiría teniendo problemas. Otros problemas quizá. Los podría enfrentar.
F.S: Entonces será un buen momento para preguntar: ¿Qué es la felicidad para ustedes? Si pretendemos "salir del agujero", tendremos que tener muy claro cómo obtener felicidad, ¿no? Llenar el depósito de felicidad nos permitiría superar facilmente los problemas. Así que ¿dónde está la felicidad?
INT: En uno mismo. La vamos creando nosotros.
F.S: Si le preguntase a cada uno de ustedes que me dijese ahora, sin ningún tipo de vergüenza, qué es lo que le haría más feliz en el mundo... Imaginemos que soy el genio de Aladino, y puedo hacer eso. Así que digo: "la felicidad aquí y ahora, donde tienes puestas tus miras, es..." No quiero una respuesta metafísica, ni que pongan en marcha las creencias. "La paz mundial", "el amor", nada de eso. Pensemos en nuestra realidad, la de cada uno. Alguien pudiera decir: "un coche nuevo". ¿Quién se atreve a decir una causa de felicidad?
(Silencio durante unos segundos)
INT: Hombre, pues que uno no tenga ningún problema familiar.
F.S: Por ejemplo, me parece perfecto. Problemas familiares.
INT: (misma persona): Eso es una cosa muy importante.
F.S: Osea, que si no tuviese problemas familiares, si eso se "cura", iba a ser totalmente feliz.
INT: Por supuesto. Porque lo otro que ha dicho, lo de tener un coche nuevo, eso es egoísmo.
F.S: Hablar del egoísmo es un tema muy delicado. Porque evidentemente estamos hablando de cada uno de nosotros. Eso es muy relativo.
(Aquí se produce un fallo técnico en la cinta de vídeo, y se queda en negro durante un minuto y medio)

Continuará.


3 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Luis Miguel,

Sólo decirte que estoy disfrutando mucho con esta disertación tuya y este coloquio que logras crear. Gracias por tanscribirlo con tanta minuciosidad.

Un abrazo

Luis Miguel dijo...

Hada, gracias a ti por estar "escuchando" al otro lado. Tu presencia es la que le da sentido a la comunicación.

Pedro dijo...

Continúa igual de interesante. Espero que ese fallo técnico se solucione pronto para poder seguir aprendiendo.
Gracias por compartir tu trabajo.

Un abrazo.