lunes, 29 de septiembre de 2008

Qué es verdad?

Hola a todos:
Casi todas las mañanas, cuando voy en el coche, escucho un programa de radio en el que hacen preguntas a varios niños sobre un tema. Me gusta escucharlo porque siempre me ha maravillado la forma de explicar las cosas que tienen los niños, su lógica aplastante mezclada con esa visión en la que aún no terminan de distinguir la realidad de la fantasía.
En concreto les preguntaban sobre sus recuerdos el día que nacieron y las respuestas os podéis imaginar: unos no recordaban nada pero otros ofrecían detalles, de "cómo empujaba porque el tapón estaba muy fuerte y no podía salir" , de aquél que contaba que "él se acordaba de que nació en pelotas" tal cual lo decía el chavalín, una pasada...
Esto os lo cuento al hilo de algo que el otro día aparecía en una entrada de Luis Miguel, en la que nos decía que la vida ante nosotros no es una realidad sino una interpretación.
No creo yo que esos niños mientan cuando cuentan cuanto les costó empujar para salir de sus madres. Pienso que han oído cómo nacen los niños y en su imaginación llegan a formar una especie de recuerdo que no puede ser real pero como tal lo viven y lo relatan.
Y cuantos de nuestros recuerdos son efectivamente reales? Porque partiendo de la base de que sólo procesamos la información que nos transmiten nuestros sentidos, y la almacenamos en base a las emociones que nos producen... cuanta información dejamos fuera? y de la que recibimos, cómo medir la distorsión de las emociones?
No hace mucho, recibí un mail en el que proponían un juego, consistente en contar las veces que unos jugadores de baloncesto se pasaban el balón. Después había que volver a ver el vídeo para comprobar que, al centrar la atención en los pases del balón, no se veía el gorila que estaba moviéndose entre los jugadores, y ERA CIERTO. Lo ví varias veces y me quede absolutamente FLIPADA. Al centrar nuestra atención plenamente en un objetivo, el resto del mundo ante nuestros ojos desaparece LITERALMENTE.
Cuantas veces nos hemos asustado con una sombra que nos pareció...
Cuantas otras andando por la calle absortos en nuestros pensamientos nos cruzamos con un conocido y ni lo vemos...
Cuantas frases habremos malinterpretado...y cuantos gestos...
Cuantos de nuestros recuerdos serán fruto de nuestra fantasía...
Uffff...bueno, una parte de mis recuerdos sí son reales porque los comparto con mis hermanos o amigos, aunque cada uno lo haya vivido a su manera.
Tal vez lo único que sea realmente cierto es lo que siento cuando me abrazan, o me besan, o me hacen reir mirándome a los ojos. Tal vez la verdad sólo se encuentre en lo mas simple, en la piel, eso no creo que me lo haya imaginado, tal vez esos sean mis únicos sentimientos reales y mis únicos recuerdos verdaderos.
Muchísimos besos a todos.

4 comentarios:

Bacdiras dijo...

Hola Mariola!
Y aun lo que has sentido con la piel, ya lo sentiste si hablas de un hecho pasado. Ahora no. Luego, real, real...
Ralidad, ficción... un asunto peliagudo.

Un besillo.

Luis Miguel dijo...

Un saludo desde el corazón, amiga mía.
No creo que el punto sea discutir sobre qué es realidad y qué no lo es. Si somos conscientes que experimentamos la vida a través de nuestros sentidos, y la piel no es más que uno de ellos, aceptamos que nuestra interpretación es selectiva y muy subjetiva. No hay más.
Todos los conflictos comenzarán a través de las relaciones con los demás, ya que cada uno de los otros posee su propia y ÚNICA interpretación de las cosas.
La pregunta que os haría A TODOS es: ¿Qué son las relaciones entonces? ¿Conflicto? ¿Sumisión?
Quizá ahora comprendáis por qué me gusta tanto preguntar (me encantan vuestras respuestas porque son únicas e irrepetibles), y me cuesta a veces tanto responder.
Gracias a todos por estar ahí fuera.

Pedro dijo...

Eso me ha recordado a algo parecido que me sucedió hace algún tiempo. Después de llevar años recorriendo la misma carretera junto con otros compañeros para ir al trabajo, alguien nos preguntó un día que cuántos puentes cruzaban esa carretera por encima de nuestras cabezas. Los cuatro ocupantes del coche coincidimos en que no había ninguno. Pues resulta que pasábamos por cinco puentes; CINCO, TODOS LOS DÍAS, DURANTE AÑOS. Nos pareció increíble, pero así era.
Sólo es una anécdota sin importancia, pero da que pensar sobre la cuestión que tú propones en tu entrada.
Un fuerte abrazo.

Raquel dijo...

Hola, llegué aquí haciendo zic-zac por algunos bolgs.
¿La realidad no es algo subjetivo pues? Algo que cada uno percive según su propia experiencia, o según a lo que presta atención. Además esta demostrado que para nuestro cerebro es tan real las imagenes de un suceso que imaginamos en nuestra mente, como una esperiencia vivida. Ufff... ¿Por qué complicamos tanto las cosas en vez de buscar hacerlas más simples.
Un Saludo