lunes, 29 de septiembre de 2008

NADA DE NADA.

Un saludo a todos desde el corazón.
Querido amigo:
El otro día, una persona, del equipo con el que trabajo habitualmente, hizo algo extremadamente curioso. Lo curioso no es sólo lo que hizo, sino que ya había reparado que lo hacía habitualmente, casi siempre, a la misma hora. Eran las cinco o seis de la tarde, en uno de los pasillos apartados y poco transitados del quirófano. Apoyada en la pared, esta persona gimoteaba en un acceso de depresión. ¡A la misma hora aproximadamente todas las tardes!
Otros compañeros, al reparar su estado, acudían como moscas a la miel... "¿Qué te pasa?" "¿Te ocurre algo?", etc, etc...
La respuesta era siempre la misma: "No os preocupéis, en cinco minutos se me pasa"...
¡Y efectivamente así era!
Hoy no quiero comentarte de la necesidad de atención de esa persona. Eso ya lo sabemos. Pero sí que es curioso el mecanismo. Es casi un hábito.
Eso me hace preguntarme:
¿De dónde viene esa depresión?
¿Qué la hizo aparecer, y qué desparecer en cinco minutos?
¿De verdad quieres saberlo? DE LA NADA.
Así de claro. En realidad todo está en su mente, pensamientos, recuerdos y todo eso. Pero es en realidad NADA. Se deprimió por nada y se curó de la nada también. Es cierto que hay sucesos desagradables y hasta terribles. Eso es lógico. Pero el proceso depresivo, en aquel preciso instante en el que nada le estaba sucediendo, en el que quizá sólo estaba recordando o auto compadeciéndose... ¡NADA DE NADA!
Y eso me hizo preguntarme otra cosa. Si de nada me deprimo, quizá de la nada pueda hacer exactamente lo contrario. ¡Y efectivamente así es!
Me explico: si de mis recuerdos creo formaciones mentales tipo "no vales para nada", o "todo me sale mal", que me entristecen, es factible hacer lo contrario. Si creo formaciones mentales tipo "estoy feliz", "soy un crack", "consigo todo lo que me propongo", debo de alcanzar estados mentales muy positivos.
¡FUNCIONA!
Normalmente los estados depresivos no están justificados. Repito, es cierto que pasamos por cosas desagradables y terribles en la vida. Pero una vez pasados, una gran cantidad de la población no pueden dejarlos atrás. Cargan con ellos una y otra vez... POR NADA. Así que, sin querer llegar a ser pesado, si de la nada me deprimo... de la nada puedo alegrarme y provocarme un subidón de energía.
Hagamos la prueba. Sin pasar vergüenza, si estás sólo/a, ponte en pié. Ríete con fuerza. ¡Aunque no tengas nada de lo que reírte! Grita en voz bien alta: "Me siento sano, fuerte y FELIZ!" Y sigue riéndote, de los problemas, de los enemigos, de la vida...
¿Cómo te sientes?
Si te sientes estúpido o avergonzado tienes que repetirlo otra vez. Pero lo más normal es que te sientas bien, relajado, y puede que hasta feliz. Esto no es ninguna tontería, es simplemente QUE LA MENTE HUMANA FUNCIONA ASÍ.
Sin más.
Un nuevo ejercicio. Ponte depié y estira el brazo derecho con la palma de la mano mirando hacia arriba. Flexiona el brazo y tócate, si puedes, la parte posterior del hombro.
¿Ya está?
Ahora date unas palmaditas de mi parte, porque te lo mereces, amigo mío.
No lo olvides nunca: si de la nada juegas a deprimirte, de la nada puedes sentirte de maravilla y feliz.
Es tu elección. Es como quieras vivir tu vida.
Y el tiempo pasa...
Gracias por estar ahí fuera.

7 comentarios:

REIKIJAI dijo...

Hola ... Luis Miguel ... es solo mi humilde opinión.
Detrás de toda emoción negativa esta el miedo que también es irreal porque se aloja en nuestra imaginación. … Cada emoción indica algo: Si tengo miedo hay un peligro real o ficticio; si tengo rabia hay un abuso o injusticia; si tengo tristeza hay una rabia pasiva lo cual indica que hay una injusticia.
Para poder evitar las emociones negativas o situaciones negativas hay dos formas , 1) descubrir la causa en nosotros y trabajar el problema o bien 2) dejar de ser presa y transformarse en cazador/a , pero en cualquiera de los dos casos primero hay que estar muy seguros de QUERER provocar ese cambio,, todo lo que nos sucede parte de nuestro interior. ... Te dejo Un Beso. Silvi.

Chencho dijo...

Buscar razones para sentirse bien puede ser fácil, creérselas y expresarlas nos cuesta más, pero cuando lo logramos.....¡Vaya subidón!

No creo que ese estado venga de la nada, sino de los sentimiento y pensamientos que tenemos.
Saludos y ánimos.

¡Soy cojonudo y me siento bien!

Con perdón!

mariola dijo...

Hola a todos:
Estoy de acuerdo con lo que explicas y creo que tienes mucha razón en que los estados los provoca nuestra mente y podemos cambiarlos.
Silvi: Un apunte, sólo es mi opinión. La gente con rabia no vive un abuso o injusticia actual, generalmente.
La rabia es un sentimiento negativo de acúmulo de malos sentimientos.
Claro que tiene un orígen pero la rabia es la responsable de que ese origen siga vivo y siga dañando.
Y la tristeza no siempre es rabia pasiva, en eso no estoy de acuerdo, pero ya te digo, sólo es mi opinión.
Creo que en nuestras manos y en nuestra mente, están a cada instante los ingredientes necesarios para sentirnos bien.
Muchos besos a todos.

Bacdiras dijo...

Hola!
Realmente creo que había que diferenciar dos cosas, una cuando uno está viviendo, sintiendo, padeciendo una situación real en ese mismo momento que le provoca sentimientos como la depresión; y dos, cuando una vez fuera de la situación, uno sigue recreando a través de sus pensamientos y sentimientos una situación negativa inexistente en ese momento y en esa época.
En el primer caso uno tiene que hacerla frente (aceptándola plenamente o cambiándola)pero no negarla -es mi opinión-, mientras que en el segundo, uno debe ser consciente de que sus pensamientos se están aprovechando de él.
Claro está, por un lado hay que ser consciente, y por otro lado estar dispuesto a abandonar ese estado, pues a veces es ventajoso si consigo algo, como se apuntaba en el caso que se exponía.
Pero estoy de acuerdo en que en muchos casos, sin vivir una situación en ese momento que nos causen unos sentimientos, vamos y los recreamos. No es real la situación que estamos recreando, la que recrean nuestros pensamientos.
Aun así, es simplificar el asunto.
Un besillo y gracias por el post.

Pedro dijo...

Realmente parece fácil, y yo también lo veo así, pero la verdad es que para aquellas personas con tendencia a la depresión, no resulta nada fácil seguir esos consejos. Lo sé por experiencia. Dicen que una de las cosas más difíciles que hay es cambiar de opinión, y parece ser que así es.
Un abrazo.

danna dijo...

Hola Luis Miguel ... Pase a leerte ... y a dejarte ... la direccion de un nuevo blog ... te cuento ... que Silvia y Danna ... es la misma persona ... llamame como mejor te guste...Te dejo un Beso ... Silvi.


http://danna-tajmahal.blogspot.com/

Adrisol dijo...

navegando en esta noche por mis blogs amigos, encontré el tuyo y me encantó.
Me gusta el enfoque sobre la vida que das en tus post y la posibilidad de cambio cierta.
si me permites seguiré visitándolo!!!
desde Escobar, pcia. de Bs. As. Argentina.
un abrazo....................