viernes, 22 de agosto de 2008

La vía de la felicidad

Un saludo a todos desde el corazón.
Siguiendo en la línea iniciada con el análisis de la mente, hoy me hago una pregunta diferente, y al mismo tiempo muy relacionada: ¿Dónde reside la felicidad?
Todos los seres sintientes nos movemos a favor de la felicidad y en contra del sufrimiento cada instante de nuestra vida.
Posiblemente tendremos infinitas respuestas, como gustos tiene la gente. Nos dirán que en la salud, el dinero, el amor, la fama, el poder, y algunos más refinados que en la sonrisa de un niño, o en el horizonte teñido del atardecer.
¿Dónde reside la felicidad?
Para poder responder de forma seria tengo que ser consciente que todo aquello que puede ser obtenido es siempre debido a sus causas, por lo que la pregunta más correcta debe ser: ¿cuáles son las causas de la felicidad?
Todo aquello que he enumerado, como el dinero, la salud o el sexo, no son causas de felicidad. Nosotros creemos que sí, ahí reside nuestro error. Todo aquello que pueda ser causa de felicidad, debería serlo siempre y no temporalmente. Podemos creer en el concepto de una felicidad temporal, pero eso no me sirve. Investigo si puedo encontrar una felicidad duradera e imperecedera. Así que el dinero va y viene, y una vez obtenido ya sabemos que no da la felicidad. Casi siempre da más problemas que los que soluciona.
La salud, bueno, eso es otro concepto, otro engaño. Nuestro cuerpo cambia constantemente y se desgasta a su vez cada segundo que pasa. La salud es una guerra que tenemos perdida. No digo que no haya que cuidarse, todo lo contrario. Pero más tarde o más temprano nos enfrentaremos a la pérdida de nuestra salud. Es ley natural de vida. Y de muerte. Hay que mantenernos lo más sanos que podamos, y llenar de calidad nuestra vida. Pero sin perder de vista el horizonte. No seremos jóvenes para siempre.
La sonrisa de un niño... ojalá y fuera una causa de felicidad duradera. No habría sufrimiento en el mundo.
Y así podríamos ir una por una desmontando cada respuesta. Pero no merece la pena perder más tiempo en eso.
Simplificando, lo que tienen todas en común es que son objetos externos.
¿Qué es la felicidad? Es un estado mental. Está creado y mantenido en la mente. Nada más. Podemos seguir engañándonos buscándola fuera de nosotros. Gastaremos toda la vida para conseguir si acaso un estado de adormecimiento salpicado con algunos efímeros momentos de placer, a los que llamamos felicidad, y mucho sufrimiento.
Pero también podemos seguir la otra vía. Estudiar nuestra mente. Ver cómo funciona, cómo juega con nosotros.
Eso, exactamente, es lo que estamos haciendo.
Proximamente veremos que es ése ego que tanto nos gusta defender.
Gracias a todos por estar ahí fuera.

9 comentarios:

sky-walkyria dijo...

la felicidad no está,
se queda

besos

mariola dijo...

Hola a todos:
La felicidad... no es un estado, no viene de fuera.
La felicidad es una actitud y es interna, esencial, no eventual, personal, intransferible (uy, como el voto).
La felicidad es una capacidad.
Es cierto que todos la buscamos, aunque... en realidad lo que pretendemos es apartarnos del sufrimiento.
Pero entre el sufrimiento y ese concepto tan idealizado de la perfecta y eterna felicidad, ese que nos vendieron en los anuncios, existe toda una gama de matices, de sentimientos, emociones... todos y cada uno de ellos de gran importancia, todos y cada uno portadores de felicidad, a nuestro alcance.
Muchísimos besos a todos.

Chencho dijo...

Me gusta la pregunta de cuales son las causas de la felicidad. Si encontramos esas causas e intentamos que surjan también conseguiremos la felicidad. Efectivamente en nuestra mente radica esa felicidad y no hay que buscarla mas allá. Parece fácil, pero como nos cuesta!!.
Saludos

REIKIJAI dijo...

Luis Miguel ... La felicidad esta dentro de uno… hay que dejar de buscar en el afuera…. Lo único que se consigue es el efecto contrario ... Si busco la felicidad ... en cosas... lugares o personas ... me choco con la temporalidad del mundo ... con el momento ... que se me escapa de entre los dedos y solo meja ...una sensación de posesión con riesgo a la pérdida,... alejandome de la felicidad que solo se vive en el aqui y ahora ... (presente);lograr la felicidad mediante formas, personas, situaciones, es garantía de no encontrarla. ... Besitos ... Silvi.

REIKIJAI dijo...

Aca de vuelta ... aporto algo mas ... Aristóteles escribió que “la felicidad reside en el ocio del espíritu” y que “todo hombre tiene derecho a ser feliz”; Simone de Beauvoir expresó que “las personas felices no tienen historia”; y para Jacinto Benavente “la felicidad no existe en la vida… Sólo existen momentos felices.” Francisco Jardiel Poncela llegó a afirmar que “hay dos maneras de conseguir la felicidad: una, hacerse el idiota; otra, serlo”. Y ni pensar en Hegel, que fue rotundo al decir que “el hombre no ha nacido para la felicidad”. No obstante, tal diversidad de pareceres no impide a las personas pensar: “Si logro esto me sentiré feliz, si no con esto, será con aquello y si no, con lo de más allá”.

Cuenta Homero que Sísifo, rey de Corinto, fue condenado por los dioses a subir sin descanso una pesada piedra hasta la cima de una montaña, la cual volvería a caer eternamente. Él fue castigado por defender una causa que creyó justa. Sísifo también venció y encadenó la muerte, por eso recibió castigo de Plutón, señor de la muerte y rey de los infiernos. Sísifo actuó atendiendo a sus convicciones, aun a riesgo de desatar la ira de los dioses y de perderlo todo. Ante esta historia Albert Camus, en su ensayo “El mito de Sísifo” escribe: “hay que imaginarse a Sísifo feliz. Fue fiel a su exigencia interna, y su esfuerzo tiene un sentido: llevar la piedra hasta la cima”. ... Besitos ... Silvi.

Jamyang bj dijo...

Puede que la felicidad sea sólo un concepto inventado por el hombre, para definir momentos efímeros de plenitud en la vida de éste.

Lo que si está claro, es que mientras se busque una causa para llegar a la denominada "felicidad", será imponsible encontrarnos de frente con nuestro propio potencial del Ser y cóm tal sentirno en paz con nosotros mismos.

Siempre en mi Corazón

Juan Miguel dijo...

Pienso que tenemos momentos felices o momentos sin sufrimiento y a eso lo llamamos felicidad.Para mi tal vez sea un estado casi de gracia, inalcanzable en estos planos.
Personalmente, es un estado (para mi) no una actitud, esta para mi es como tener una actitud positiva, frente a la vida pero eso no consigue necesariamente felicidad ni que la vayas a sentir, y si por supuesto, es interno, es algo que se siente no que se planea o "piensa".
Siento que la "infelicidá" en el planeta -a nivel de personas- bordea el 99% y que vivimos buscándola.
Mi idea sugerencia es no buscar la felicidad, sino trascender, autorrealización y sin pensarlo cuando sea el momento poder estar en ese "estado", como resultado de otras cosas, te llega por añadidura.

Afectuosos saludos desde el otro lado del charco.

Pedro dijo...

Si encontramos esa felicidad interna de la que tanto se habla, ¿seremos felices toda la vida, independientemente del sufrimiento ajeno, exterior a nosotros?
Un abrazo.

Juan Carlos Lozano dijo...

Una vez, hace ya mucho tiempo escuche un relato, el tema de hoy produjo que lo recuerde, asi que quisiera compartirlo.

en una mesa de amigos discutian muy acaloradamente acerca de que cosa era la felicidad o el amor, sentimiento muchas veces asociado a la felicidad.

Uno de los amigos era un ser muy espiritual y afirmaba que ambas cosas, el amor y la felicidad existen y son reales para el individuo.

el otro amigo, era médico, bastante materialista en su formación, de modo que solo creía en aquello que puede verse o tocarse. Y no se dejaba convencer de otras personas a menos que le dieran lo que el llamaba "pruebas contundentes". Si el amor, o la felicidad existen, entonces debe haber en el cuerpo humano algún organo fisico donde le sea posible alojarse ¿cual es ese organo?, porque la medicina no ha hallado nada. Asi argumentaba.

como la discusión se continuaba sin llegar a ninguna parte, una tercer persona intervino preguntando:

¿Doctor, cuantos años lleva usted de casado?

ya llevamos 10 años de casados con mi esposa.

Y en estos 10 años aún no ha logrado amarla?

No, como. Yo no dije eso.

Pero usted dijo que no ama a su esposa.

No no, todo lo contrario, yo la amo con todo mi ser.

Entonces doctor, debe usted admitir que se equivoca respecto a estas cosas.

Un abrazo a todos
juank