martes, 5 de mayo de 2009

Charla "Depresión, Ansiedad y Estrés" en Lucena. PARTE 3

(Tras la interrupción técnica de la grabación):
F.S:... estamos hablando de personas que están sufriendo, así que me voy a centrar en la persona en sí. Por lo que en este momento, aquí hay una persona que dice que sus problemas familiares son los que le están arrebatando la felicidad. Ésta es su realidad. Es bueno que nos demos cuenta de que no podemos meternos dentro de la cabeza de nadie. Y por lo tanto, no podemos juzgar a nadie. Cada cual es un universo en sí mismo, y no vamos a poder tener su vida, experiencias, recuerdos. ¿Cuántos errores cometemos cuando empezamos a "malpensar"de unos y de otros, y a juzgar? "A Fulanito sólo con verle ya sé por dónde viene"... (muchos asienten, otros sonríen)
Otra causa de felicidad diferente.
INT: Ser feliz conmigo misma.
F.S: ¿Y eso cómo lo hago?
INT: Aceptar que la vida es así, y que no hay que mirar hacia atrás...
F.S: Esa respuesta es muy buena. Nos decimos que las cosas son como son. Pero hay que tener mucho cuidado con no entrar en una fase "mártir". Hay una barrera muy fina y muy fácil de traspasar. "Dios lo manda", ¿verdad?. No quiero meterme con cualquier otra religión, no se trata de eso. Pero por estas tierras es muy común ese aire de martirio que le damos a todo lo que nos ocurre.
INT: Hay personas que somos más fuertes que otras.
F.S: Ser feliz consigo mismo, eso es un buen comienzo. Creo que hemos comprobado que cada uno de nosotros va a tener un punto de vista muy personal de qué nos va a hacer feliz y dónde debe comenzar la búsqueda. Observemos como muchos de los jóvenes, por ejemplo, tienen una imagen de felicidad muy a corto plazo.O como dicen en el fútbol, "jugar a regate corto" Ellos sólo piensan en el fin de semana.
INT: Así es.
F.S: Y de alguna manera es a su vez respetable. Porque es la forma que tienen de ver su realidad. Con las herramientas que tienen sólo buscan la felicidad en lo que disfruten el fin de semana, en los ligues, en beber alcohol o en las drogas... Puede que durante el resto de la semana vivan un infierno, pero sus miras sólo se orientan a esos momentos. Ésa es su causa de felicidad.
A ver, digamos otra causa de felicidad.
INT: Yo pienso que la vida es bella si uno se lo propone. La vida es bella. Pensar siempre bien y en positivo...
F.S: ¿Por qué no? Ésa puede ser la solución de usted. Estamos enumerando causas diferentes.
(Silencio)
El sexo.
Nadie habla de sexo. O somos todos muy puritanos o unos mentirosos (risas).
Hay toda una industria a nivel mundial, y no me refiero al cine X... La ropa, el cine, la música, ponerse en forma, etc, etc... Hay mucha orientación hacia el sexo.
(Entran dos personas más)
Es otra causa de felicidad. No estamos juzgando nada, ¿de acuerdo? Hay personas que orientan su felicidad en esta línea, sea yendo de caza, o pagando (risas).
Pero hay más causas de felicidad: El dinero. ¿Cuántos nos dedicamos sólo a trabajar, trabajar, trabajar...? O hacemos cosas que no debemos sólo por tener mucho de eso... Más, más y más. Siempre quiero más, porque si tengo mucho, dentro de un tiempo, en el futuro, seguro que vamos a ser muy felices. Cuando tenga el coche, desearé la casa, y cuando ésta sea mía... Es un saco sin fondo.
¿Alguien aporta alguna causa más?
(Se oyen varias respuestas no audibles en la grabación)
Comprendo que estamos en un centro como éste, frente a un hombre con la cabeza rapada y vestido así, pero es importante que hoy hablemos de situaciones que sirvan para el día a día (golpea el suelo con el puño) Estamos en la tierra, ¿de acuerdo?
(Silencio)
¿Sabéis que es lo que tienen en común todas estas cosas de las que estamos hablando? El dinero, el sexo, el poder, el trabajo...
Hay personas en esta sala de diferentes generaciones, y parece que las causas de felicidad cambian conforme avanzamos en la vida, ¿no? El joven quiere el cochazo, ligar, más adelante los hijos, la familia, y al final del camino... la salud. "Ay, como me duelen las rodillas. Pues yo tengo peor la espalda que tú", ¿verdad? (risas)
Pero pregunto de nuevo, ¿qué tienen todas estas cosas en común?
Hoy contamos entre nosotros con un "pedazo" de maestro que está allí atrás sentado. Juan, por favor, díme. ¿Qué tienen todas estas cosas en común?
JUAN BORGE: Que nada de eso permanece. Todo eso, más tarde o temprano desaparece. Los problemas, las posesiones, son impermanentes.
F.S: Ahí le has dado de lleno. Son situaciones externas a nosotros y como tales, impermanentes. Ponemos toda la felicidad, todos los sueños, toda nuestra energía, en cosas u objetos que están "ahí fuera". Y como objetos externos son temporales. Siempre decimos "lo conseguiré". No es una felicidad (golpea el suelo con el puño nuevamente) aquí y ahora.

(Continuará)

3 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Me he convertido en una forofa de esta conferencia... Gracias. Un abrazo

Pedro dijo...

Supongo que ahora vendrá la mejor parte: cómo conseguir esa felicidad tan deseada permanente.
Por si acaso, permaneceré atento.

Un abrazo.

mariola dijo...

Ojalá fuera así de fácil Pedro. El problema radica en que la respuesta, por mucho que te la cuenten y te la expliquen, por mucho que la entiendas y hasta seas capaz de reconocerla, no será tuya hasta que tu mismo la experimentes, la sientas.
Todo lo que llevo leído, me parece muy instructivo y tengo claro que es muy cierto, pero todavía no llegué a sentirlo, así que me sigue embistiendo el toro muchas veces.
Pero se que estoy en el camino y que en algunas ocasiones soy capaz de sujetarlo, aunque siempre se me termine escapando.
Muchos besos a todos.