martes, 18 de agosto de 2009

Ser budista.

Un saludo a todos desde el corazón.
Espero que vuestras vacaciones estén siendo fructíferas, llenas de paz y alegría.
Mucha gente tiene curiosidad en el Budismo, cada vez más. Será por ello que ultimamente se está produciendo un "efecto llamada" de cierta importancia.
Así que el tema que os planteo se me presenta muy adecuado, ya que me pregunto: ¿Qué es ser Budista?
Me encantaría que ustedes, asiduos lectores de "El Viaje Interior", quisieran dar su sincera opinión, tanto si simpatizan como si no con esta corriente espiritual.
¿Qué puede significar "ser Budista"?
Se me antoja más fácil dar una ayuda apuntando en negativo, en vez de en positivo, esto es, indicando lo que NO ES, en vez de lo que sí que es, ¿verdad?
Ser Budista no es ir vestido de una manera especial, hablando de forma confusa, cuestionando todo lo que se nos dice.
No es una postura, una especie de arquetipo que se deba de llevar como un emblema o bandera para que puedan verlo bien "los demás".
No es una excusa para ser vegetariano, para sentarse de forma incómoda en las reuniones de amigos, ni para dar consejos en todo momento y en todo lugar a quien se nos ponga por delante.
Ser budista no nos pone por encima de los demás, ni por debajo, ya que lo que sí que se hace es romper todas las barreras, eliminando distancias y alturas.
Ser Budista se gesta dentro, entre las entrañas.
Ser Budista es estudiar, cuestionar, y comprobar, poniendo en práctica, las enseñanzas del Buda.
Ser Budista es una revolución interior.
En mi caso particular, ser Budista, además lleva implícito una total compatibilidad con la vida social actual. De hecho, SER BUDISTA es el camino para convertirnos en un ser humano social completo, útil, y perfectamente funcional.
Me alegro mucho de volver a entrar en contacto.
Gracias a todos por estar ahí fuera.

2 comentarios:

mariola dijo...

Hola a todos:
He estado fuera unos días, en la sierra, desconectada de todo, ha sido bueno, muy bueno.
Despues de leer esta entrada, te cuento mi opinión.
No se si considerarme budista, pero creo que sí lo soy, aunque de momento sólo sea una simple simpatizante.
Considero que ser budista es ser estudiante, seguidor de las enseñanazas de Buda, y además practicante.
Pero con independencia de cómo lo llamemos o lo describamos, creo que más allá del título que le pongamos, hay gente entre los que me incluyo, que un día descubrieron la relatividad de la realidad que vivimos.
Hay tantas verdades como puntos de vista y estados de ánimo, y sin embargo, las cosas, nos parezcan lo que nos parezcan, nos afecten de un modo u otro, son lo que son.
El día que comprendes que todo lo que sientes, lo que ves, lo que crees, lo que tocas, no es la realidad sino lo que crees la realidad, el día que trasciendes ese mundo aparente y buscas la verdadera realidad, comprendes que algo ha cambiado.
La vida que hasta ese momento conocistes ya no sirve, ya no te conformas con esa realidad relativa, lo que los budistas llaman samsara y el sufrimiento que produce, y te dedicas a seguir un camino hacia la paz, hacia la felicidad espiritual.
El budismo es el camino que yo he elegido para dejar ese constante estado de sufrimiento, porque siempre me atrajo el hecho de tener que vivir y experimentar las cosas y no creermelas sin más porque vinieran de un maestro.
Pero supongo que cualquier camino que te lleve hacia esa paz, que te aleje de ese permanente contacto e identificación con esa realidad relativa, es válido y recomendable a quien lo siga.
Muchísimos besos a todos.

Pedro dijo...

Interesante pregunta, me ha hecho caer en la cuenta de que, a pesar de que yo no me considero budista, sí que simpatizo con las enseñanzas del Buda, al igual que con las de Jesucristo, Lao Tse o Sócrates entre muchos otros.
¿Seré budista después de todo? supongo que en parte, aunque siempre he huído de las etiquetas; somos lo que somos y punto.

Un abrazo para todos, me alegra mucho volver por aquí.