lunes, 19 de enero de 2009

La ley de la atracción.


Un saludo a todos de todo corazón.

Esta mañana, he recibido el siguiente correo:


Hola! Muchas gracias por tus vídeos.
Nos ayudas a aclarar puntos en nuestro viaje espiritual. Veras, me considero un buscador espiritual, de mis propias verdades,que me lleven hacia la iluminacion consciente. Me gustaría saber tu opinión respecto a la ley de atracción.
Ya sabes que esta muy de moda en las enseñanzas esotericas. Yo observo como dos vertientes de camino espiritual. La primera, en la que estaria encuadrada el budismo, hinduismo, taoismo, gnosticismo... es la que nos dice que la causa del sufrimiento es la mente y parece ser que la receta es observarla o estar en el momento presente. Es decir desidentificarse de ella. Cosa bastante difícil, porque siempre estas pensando y sintiendo de acuerdo a como piensas.
La segunda seria la de la ley de atracción.
Tu tienes una mente. Utilizala para crear hábitos de pensamiento positivo, visualiza como quieres tu vida y atrae circunstancias y personas para que entres en acción y consigas tus metas y la vida de tus sueños. Al pensar en positivo, te sentirás bien. Por otro lado el budismo dice que la causa del sufrimiento es el deseo. Las metas son deseos. ¿hay que vivir una vida sin metas? Como ves estoy bastante confuso con la ley de atracción, el pensamiento positivo, y el budismo. Me gustaría saber tu opinión respecto a estos temas.
Lo primero de todo, quiero agradecer a mi amigo Ytonparequediu, por ser un buscador incansable, por no dudar en preguntar, y por mostrar esa confianza en lo que, humildemente, quien escribe pueda opinar.
Porque mi respuesta, amigo mío, no lo olvides, no va a ser más que una opinión más, y sólo como tal debes valorarla.
El budismo, a pesar de la confusión existente, solo se trata de un método científico, demostrable, y que se puede experimentar por cualquier persona mediante unas técnicas precisas. En él se prueba contundentemente que el sufrimiento espiritual de la raza humana es puramente mental, y que es debido a un error en nuestra percepción del funcionamiento de la herramienta a la que llamamos pensamiento. Este error se crea sobre la idea de un YO permanente, o dicho de otra manera más acorde con nuestra cultura occidental, sobre la idea de un alma permanente e indestructible.
No opinaré sobre otras religiones como el taoísmo o el hinduísmo, que en realidad tienen otras bases de trabajo.
En el budismo, una vez comprendido este error, se puede llegar a un estado diferente, llamado Nirvana, que podríamos definirlo como un cambio total y absoluto en la forma en la que un ser humano dispone de la mente y del cuerpo.
Uno de los conceptos revolucionarios del budismo es que la mente ordinaria, o "normal", funciona de una manera que siempre desemboca en sufrimiento espiritual, ya sea cuando la usamos de forma negativa, o cuando, y aquí radica la revolución, la usamos de forma positiva. Dicho de otra manera: creemos que si huimos de lo malo, y sólo nos dedicamos a lo bueno no habrá más sufrimiento, ¿verdad?. Es lógico.
Pero no es cierto.
No te guíes sólo por mis palabras. Estoy seguro que si buscas ejemplos en tu propia vida personal, no te será difícil comprobar de propia mano lo que te digo.
Ahora la pregunta que deberías hacerte es: ¿qué es lo que estoy buscando realmente? Es muy importante que identifiques tu dirección. Porque en verdad puedo decirte que he conocido a muchos "buscadores profesionales" dedicados sólo a eso, a buscar.
"Un poco de aquí, otro poco de allí"... ya sabes.
Una vez que encuentres tu dirección, lánzate a la aventura, pero eso sí, analizando, comprobando y experimentando cada paso.
La ley de la atracción, "el secreto" y todo eso, va en otra dirección muy diferente del budismo.
No tiene nada que ver.
Se nos propone entrar sólo en el lado positivo de la mente para conseguir atraer bienes materiales (según el documental y el libro: dinero, salud, relaciones satisfactorias...)
Creo que la ley de la atracción es una buena herramienta. La he probado y no puedo negar que he conseguido muy buenos resultados. Pero como he apuntado antes, todo esto no va a evitar que siga creando diferentes tipos de sufrimiento espiritual en mi vida.
Por mucho dinero, éxito, y demás historias que pueda conseguir en los pocos años que me toque andar por nuestro planeta, el sufrimiento sigue ahí, porque no he parado de favorecer su desarrollo.
¿Cuál es tu dirección en la vida?
Si no lo sabes, es un buen momento para que empieces a preguntártelo.
Dicho de otra manera:
¿Por qué haces lo que haces? ¿Por tu beneficio personal o para ayudar a los demás?
Ése es un buen punto de partida.
Amigo Ytonparaqueidu, muy sinceramente espero que decidas escoger un camino que te permita alcanzar la iluminación, para que puedas beneficiar a todos los seres sintientes.
Espero que mis palabras te puedan servir de alguna ayuda.
Gracias a ti y a todos los demás por estar siempre ahí fuera.

6 comentarios:

Pedro dijo...

Te aseguro que a mí sí que me ayudan tus palabras. También yo me considero un buscador incansable, y recibo de buen grado cualquier mano que se me tienda con generosidad.
Gracias.
Un abrazo.

Chencho dijo...

Casualmente me estoy leyendo en estos días el libro "El secreto", y me he planteado las mismas dudas que el Amigo Ytonparaqueidu.
Creo que cada uno debe formarse su propia teoría entre tantos consejos.

Juan Carlos Lozano dijo...

bueno gracias a ti

muy atinada y consciente respuesta. ah y no estamos afuera.

un abrazo desde el otro lado del mar
juank

Juan Carlos Lozano dijo...

querido amigo:

te invito a pasar por mi blog http://wwww.locosporlapoesia.blogspot.com , ya que allí hay algo para ti que puede interesarte.

Un abrazo desde el otro lado del mar.

Juank

Anónimo dijo...

Según leo en todas partes la Ley de la Atracción viene a ser como una terapia íntima y personal para conectar con uno mismo, estar seguro de lo que desea y enfocar sus objetivos hacia ello. Y por tanto al ser una desición personal no podría aplicarse a nadie más que a uno mismo... yo quisiera saber si funcionaría también para deseos enfocados a los demás, por ejemplo, mejorar la salud o la economía de un familiar. Gracias.

Luis Miguel dijo...

Querido amigo anónimo:
No soy un experto en la ley de la atracción, no tengo ninguna autoridad en ningún tema como para sentar cátedra.
No obstante, lo primero, te agradezco que hayas preguntado.
Como he dicho, ya que de momento no es demostrable, he probado esta ley de forma práctica y me ha funcionado muy bien. La única manera en la que puedes enfocar este tema es probándola tú mismo. No parece, vista de forma general, que esta ley sirva para ejercer cambios en otras personas. Se trata de que se atrae a uno mismo lo que se piensa. Si piensas en mejorar la salud de otro, pero esta persona no deja de atraer sobre sí enfermedad...
Repito, no soy experto en este tema. De todas formas tu intención de amor para con otros es muy importante y eso, hoy en día, es encomiable.
Te deseo toda la felicidad carente de sufrimiento para ti y para los tuyos.
Gracias por estar ahí fuera.