miércoles, 14 de enero de 2009

GUERRA.


Un saludo a todos de todo corazón.

Hace ya varios días que he decidido no ver las noticias por televisión, ni al mediodía ni por la noche. Es cierto que quien esté habituado a oír los noticiarios de la radio le encuentran un "no se qué". Pero es que me he hartado, la verdad, de ver siempre la misma imagen. Ya sabéis a la que me refiero, a esa de un señor que lleva en brazos a un niño ensangrentado. No siempre se trata de las mismas personas, pero al final, la imagen es siempre la misma.
Me parece muy bien que las personas tengamos que estar informadas, pero la pregunta que me haría sería: ¿informadas para qué?.
¿Para saber cuál es el enemigo?
Mejor dicho, ¿para saber cuál es el enemigo de turno?
¿Ahora toca decir que Israel es el enemigo, así que sacamos esvásticas por Madrid, y hacemos chistes con el genocidio nazi?
Porque a los que no viven en España les comento que exactamente eso es lo que pasó el Sábado pasado por las plazas de la capital y con el apoyo del Gobierno en el poder.
¿Para qué tanta información, tantos golpes de pecho, si al final lo que hacemos es el idiota?
Una cosa curiosa es que, cuando examinas cualquier conflicto (no hace falta que sea armado y sangriento), descubres que, desde su punto de vista, cada parte implicada tiene la razón. O mejor dicho, SU razón.
Y ahora qué? ¿Nos damos "de ostias" hasta ver quien acaba en pié?
Me gustaría ser mucho más inteligente y examinar a fondo cualquier tipo de conflicto para llegar al meollo del asunto, porque quiero saber ¿por qué nos peleamos?
El tema es mucho más peliagudo de lo que parece, porque las implicaciones llegan hasta lo más profundo, llegan hasta nuestro EGO, y de ahí en adelante a todas las divisiones que queramos hacer.
A saber: "mi vida", "mi cuerpo"; "mi pareja", "mi puesto de trabajo", "mis vecinos", "mi familia", "mi ciudad", "mi equipo de fútbol", "mi religión", "mi país", etc, etc...
Así que, ¿de qué me sirve protestar contra la guerra de moda si luego demuestro toda mi agresividad y desprecio contra mi vecino, mi amigo, mi familiar o ése rumano que va pidiendo por las calles de mi ciudad?
Porque o me doy cuenta de mi tremenda estupidez, o será mejor que coja un cartel con una esvástica y salga a la calle a protestar contra Israel con el resto de la manada.
Ya lo dijo Jesús, una figura que aprecio con profundidad, con aquello de "amarás al prójimo como a ti mismo". Palabras que todo el mundo conoce y que nadie entiende.
GUERRA, GUERRA y GUERRA, ya sea contra el Real Madrid o contra la tía de tu mujer a la que no soportas...
¿Y el señor de la foto?
Pues nada, que como no quería poner la foto de turno, ya sea un niño herido, mutilado o al borde de la inanición, pues he puesto la de el señor Barragán, que entre otras cosas, me hace mucha gracia.
Gracias a todos por estar ahí fuera.

3 comentarios:

mariola dijo...

Hola Luis Miguel:
Tienes mucha razón para variar. En cada guerra, en cada lucha, cada uno tiene unos motivos y expuestos por separado, hasta pueden parecer válidos y razonables.
Pero es sólo una ilusión, un engaño mas.
Pelear por unas tierras, cuando hay tanta... poner fronteras para proteger qué? Autorizaciones para residir fuera de tu lugar de nacimiento...
De un lado o de otro, todos acaban matando y muriendo por el absurdo y encima justificándose.
Además de pasarnos la vida "protegiendo" nuestro trabajo, nuestro yo, nuestra familia, nuestro pais o nuestra tierra, es que llegamos a convencernos de que somos distintos, diferentes e incluso superiores a los demás, y en esa lucha por autoprotegernos, llegamos a poner justificaciones a los medios.
Se que el camino no está en la lucha nunca, para conseguir defender unos ideales, la vía no es matar a quien disiente de tus ideales, creencias o tiene un color diferente de piel.
Mientras no nos queramos dar cuenta de que formamos parte de un todo, que todos estamos unidos, y queramos estarlo, difícil solución tiene.
Pero no me rindo, creo que puede existir un mundo mas justo y mejor, y desde luego no lo voy a conseguir por mucho que llore viendo las imágenes de las que hablas, pero esas imágenes, no minarán mi convencimiento de que todos tenemos un corazón y algunas veces... pocas, muy pocas... le escuchamos.
Muchísimos besos a todos.

Bacdiras dijo...

Hola Luis Miguel!
Pensé que era el único que pensaba así, incluso con cierto sentimiento de pudor al expresarlo. Hace tiempo que no escucho la radio, ni veo la tele, ni leo los periódicos que por otro lado nunca me intersaron, y eso no me impide saber lo que pasa en el mundo. Lo oyes por ahí. Aparte que hoy en día con internet, si uno quiere saber...
Pero es más, creo que si cada uno solucionara lo que está a su alcance, primero a un nivel interno, se reflejaría en lo que le rodea o le atñe y no pasarían cosas como las de las guerras.

Un besillo.

Chencho dijo...

Si, parece que ahora está de moda la causa palestina, pero el apoyo económico esta en el otro lado. Lo normal en estos casos es tratar de ayudar a los que sufren más, por lo que no me extraña la reacción de la gente en general.
Estoy contigo, la utilización política de las imágenes enturbia el verdadero trasfondo del conflicto.
No debemos pretender defender la causa de ninguna de las partes sino la causa de toda la humanidad: La Paz.